YO SOY…

A menudo encuentro en mis sesiones de Coaching personas que parecen no ser conscientes de lo fuertes, capaces y ricas que son hasta que van tomando esa consciencia, poniendo en valor los logros que han tenido en su vida y las capacidades a veces dormidas de las que disponen.

Es tan importante saber realmente quién soy para descubrir todo lo que puedo hacer, que merece la pena hacer una reflexión sobre esto para vernos tal y como realmente somos y no con la imagen de los demás, que me parece interesante haceros llegar un relato sacado del libro “Revinventarse” del Dr. Marío Alonso Puig para compartirlo con vosotros. Quien mejor sabe todo lo que realmente eres capaz eres tú, sólo tienes que permitirte a ti mismo, dejarlo sacar. Sigue tu intuición.

Un pastor que vivía en una cabaña cerca de un bosque y a cierta distancia de la montaña, tenía un corral con gallinas y un rebaño de cabras. Un año hubo una gran sequía, la mayor parte de la hierba desapareció y el pastor decidió llevar sus cabras a la montaña para que tuviesen pastor frescos. Un día al volver a la cabaña donde vivía, vio junto a él un nido de águilas que se había caído. Uno de los pollos estaba muerto pero aún quedaba otro que parecía gravemente herido pero se movía. Aunque sabía que las águilas eran enemigos naturales de sus cabras, se conmovió por el polluelo y lo llevó a su casa para cuidarlo y alimentarlo con pequeños trozos de carne hasta que se curó. El polluelo crecía y se convertía en águila y el pobre pastor se sentía inquieto al recordar lo que animales como aquél habían hecho con sus cabras y gallinas, así que decidió llevarlo al bosque para soltarlo. Tres veces lo intentó pero el animal lo seguía pegando pequeños saltitos en el suelo, así que desesperado decidió meterlo en el corral con las gallinas. Al principio éstas se metieron en sus gallineros muertas de miedo ante semejante depredador pero cuando comprobaron que el águila no era peligrosa y se comportaba como ellas, la aceptaron. De esta forma, el águila inconsciente de qué era y de que podía volar y cazar, comenzó a vivir como una gallina más.

Un día pasó un naturalista cerca de la cabaña y al ver al águila en el gallinero se quedó sorprendido, llamó a casa del cabrero y éste le explicó la historia sin que el naturalista diera crédito “verá, amigo mío, el animal ha vivido tanto tiempo entre  gallinas que no me queda la menor duda de que, aunque su forma siga siendo de águila, en su interior no es ya nada más que una gallina”. El naturalista estaba en total desacuerdo con la afirmación y para demostrárselo, le pidió al pastor que le dejara poner en libertad al águila. Primero lo intentó cogiéndola en sus manos y subiéndola por encima de su cabeza, después subiéndose a una escalera y tirándola desde allí pero el águila se estrellaba, así que decidió subirla a la montaña donde el pastor la encontró y anduvieron toda la noche para ir allí. Cuando llegaron al pico de la montaña donde había nacido el águila, comenzó a amanecer y el águila hizo unos extraños movimientos, abrió unas espléndidas alas y se puso a volar. Aquel día el águila recordó quién era en realidad y recuperó su verdadera identidad, que no era de gallina, sino de águila.

Parafraseando al doctor, un águila no es mejor que una gallina, y sin embargo, ve ochenta y dos veces mejor que una gallina y por eso puede ver presas a más de dos kilómetros de distancia. Además el águila es capaz de ver paisajes que una gallina ni siquiera sería capaz de soñar. No tienes que convertirte en nadie diferente de quien ya eres, porque en tu esencia, eres perfecto. Lo único que tal vez necesites es descubrir que hay detrás de las palabras yo soy. YO SOY…

Anuncios

Forma bien a la gente para que puedan marcharse, trátales mejor para que no quieran hacerlo

Esta frase pertenece a Richard Branson, propietario de más de 360 empresas y una fortuna de 4,8 BILLONES de dólares según Forbes. ¿Será su fortuna fruto de la casualidad o de contar con los mejores para sus empresas? ¿Qué ventajas tiene el formar bien, el capacitar a las personas de tu empresa, más aún en tiempos en que hay recortes por todas partes?

  • Un equipo bien formado aumenta su conocimiento o habilidad acerca de un tema específico
  • Logra sus metas individuales más fácilmente
  • Toma decisiones más acertadas y resuelve mejor los problemas
  • Incrementa su autoestima y satisfacción laboral al resolver o prevenir incidentes
  • Se prepara para desempeñar tareas más complejas y acceder a puestos superiores
  • Refuerza la relación que tiene con la empresa. Qué sentimiento de agradecimiento se genera cuando sabes que tienes el respaldo de tu empresa, que invierte en ti y apuesta por ti.

miedo¿Por qué entonces no invertir en formación?. En muchas ocasiones por miedo a que una vez te hayas gastado una pasta en mejora se marche. Y por ese miedo a perder, dejamos de ganar.

¿Cómo podemos evitar esto?. Como bien dice Richard Branson, tratándoles mejor para que no quieran irse. Luego la clave es saber tratar a las personas, competencia imprescindible para generar confianza y liderazgo. ¿Tienen tus directores esta capacidad de tratar bien a las personas? ¿Qué coste está teniendo eso para tu organización?

Eva Luque

http://www.coachingindoor.com

Cómo superar una entrevista de trabajo con éxito

Tener una entrevista de trabajo suele ser una de las situaciones que más nerviosas ponen a la mayoría de las personas. Te juegas el que te contraten y con ello la posibilidad de trabajar en la empresa que deseas y tal vez, digamos que el cambiar de coche, el asegurar que tienes dinero para pagar la hipoteca y hasta que tu suegra no te caliente la cabeza con el trabajo tan bueno que tiene tu cuñado. Fuera de bromas, para algunas personas llega a ser una situación bastante estresante.

Hay cientos de especialistas en recursos humanos que te explicarán cómo presentar tu entrevista, dónde poner el énfasis, cómo mostrarte, qué tipo de preguntas y respuestas ofrecer… todo esto suma para el cómo pero hay una cosa que debes tener en cuenta

Tu actitud crea la diferencia

A lo largo de mi vida, he tenido unas cuantas entrevistas de trabajo. En las primeras, en las que estaba recién licenciada y aún no había comenzado a trabajar, recuerdo que miraba mi currículo de medio folio y pensaba “Uf no tengo ni para completar el folio“. Me sentaba en la silla con la certeza de que me faltaba experiencia, me hacían cuatro preguntas, respondía apocada y bajito, me decían que ya me llamarían ¿y a que no adivinas qué ocurría?. Pues eso, que no me llamaban.

Un día cansada de levantarme aún de noche para comprar el periódico (nada de internet), seleccionar las ofertas, llamar por teléfono (nada de móviles) y ponerme mona para patearme Madrid en busca de mi preciado puesto para nada, algo cambió.

Ese día,  decidí que ya estaba bien. Llamé amable y educadamente a la puerta, tomé asiento, escuché su primera pregunta sobre mi experiencia y en ese momento, saltó la alarma y me indigné, “ya estamos, si ya tiene mi currículo y ha visto que son dos meses de experiencia para qué hacer sangre?”. Me rehice en la silla, me eché más hacia atrás y no pude evitarlo. Comencé por explicarle que dependiendo del perfil que estaban buscando podría aportarles experiencia, (buena estaba yo para que me hicieran perder un segundo más, si quieres guerra, guerra vas a tener). contratadaMi entrevistador habló del puesto y allí estuve yo rauda y veloz para explicarle cómo podría trabajar con metadatos con los ojos cerrados si fuese necesario. En esta ocasión, me centré en lo que sabía, en lo que podía hacer y yo le fui haciendo las preguntas necesarias para que pudiese comprobar mi interés y mis capacidades. El resultado, me contrató. Tenía el mismo currículo pero había cambiado algo, mi actitud activa.

A partir de ese día, nunca me ha fallado una entrevista de trabajo. En las distancias cortas, la batalla es mía.

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto” 

(Henry Ford)

Tu actitud lo es todo y lo estás trasmitiendo con tu tono de voz y con tu postura corporal. El 93% de la comunicación es lenguaje no verbal. Si mantienes una postura de poder, te sentirás poderoso; si mantienes una postura de encogimiento, te sentirás pequeñito.

Si te enfrentas a una competición, a una entrevista de trabajo, a una negociación, tu interlocutor está leyendo en tu lenguaje corporal cuáles son tus expectativas.  Por otra parte, tu mente se adapta a lo que dice tu cuerpo, tu cuerpo se adapta a lo que dice tu mente. Prúebalo.

Te dejo con un video que explica cómo mantener una simple postura durante dos minutos puede convertirte en una persona segura y poderosa.

La respuesta correcta

Eran las primeras horas del amanecer cuando GANDHI y un
compañero atravesaron las puertas de una gran ciudad… con el propósito de compartir sus enseñanzas con sus habitantes.

Casi inmediatamente, un seguidor del Mahatma que vivía en la ciudad, se acercó con ojos saltones y le dijo apresuradamente: “Maestro. Vas a perder el tiempo y tus energías.  Las gentes de aquí son duras de corazón y se resisten al cambio. Y a escuchar las palabras de la verdad. Son estúpidos e ignorantes y no tienen el menor deseo de aprender nada. No desperdicies tu talento con ellos.”

Gandhi sonrió y le respondió: “No me cabe la menor duda de que estás en lo cierto.”

Unos minutos más tarde otro partidario de Gandhi se acercó calmadamente y le saludó: “Señor, todos los habitantes de esta afortunada ciudad te dan la más calurosa de las bienvenidas.  La gente aguarda con expectación las perlas de sabiduría que se desprenderán de tus labios. Están ansiosos por aprender y ávidos de servirte.  Sus corazones y sus almas están abiertos de par en par hacia ti.”ghandi2

Gandhi sonrió y respondió: “No me cabe la menor duda de que estás en lo cierto.”

Su compañero se volvió hacia él con asombro y le dijo: “Maestro, ¿cómo es posible que puedas estar de acuerdo con los dos hombres cuando sus afirmaciones son diametralmente opuestas? El sol y la luna nunca serán lo mismo… y el día no puede ser la noche.”

Gandhi también le sonrió a su amigo y le dijo: “No me cabe la menor duda de que estás en lo cierto. Y considera igualmente que los dos hombres dijeron la verdad de acuerdo con sus propias convicciones.

El primero, lamentablemente espera ver lo malo… y es lo que ve.

El segundo, ve únicamente lo bueno… y eso es lo que percibe. Ambos ven el mundo tal y como esperan percibirlo. ¿Cómo puedes decir que la percepción de uno o de otro es errónea, cuando la humanidad entera percibe el mundo tal y como elige percibirlo? Ninguno de los dos dijo nada que no fuera cierto; tan sólo era un tanto incompleto…”

La Moraleja es que vemos el mundo a través de nuestros propios “lentes especiales.”  Y hacemos lo mismo con nuestras vidas. Si pensamos que no hay nada que podamos hacer para mejorar nuestra situación, esa creencia nos limita, nos paraliza. Pero si en cambio pensamos que hay alguna forma de mejorarla, entonces buscamos hasta encontrar la solución.

Tu verdadero valor

100eurosEstaban dos amigos sentados en una terraza de un bar tomando un café y le cuenta Sergio a Luisa lo mal que le iba todo: que su empresa le debía un sueldo atrasado, que no se entendía con su mujer y discutían continuamente, que estaba sin blanca, que los niños sacaban unas notas malísimas, que estaba de médicos por unos dolores que no sabía de dónde venían. Se quejaba de que nada le salía bien, que llevaba una racha malísima y que estaba desesperado. Su vida era un desastre y él se sentía cada día peor.

Su amiga lo miró a los ojos, buscó algo en su bolso, sacó la cartera y extrajo un billete de 100 euros. Le preguntó si se quedaría con esos 100 euros y Sergio le respondió que por supuesto, que para él era una pasta. Luego arrugó el billete e hizo una bola con él, le volvió a preguntar que si lo quería y él le respondió que por supuesto. Estaba arrugado pero aún valía 100 euros. Por último, lo tiró al suelo y lo pisoteó. Se llenó de porquería y se lo volvió a ofrecer.  Sergio seguía interesado en él.  Seguían siendo 100 pavos.

Entonces Luisa lo miró a los ojos y le dijo: “Sergio, no importa lo machacado, sucio y arrastrado que estés en un momento dado, lo importante es que seas capaz de reconocer tu verdadero valor

10 claves para ganar la batalla al tiempo en el trabajo

ganar_tiempo¿Conoces la sensación de levantarte con un montón de proyectos y de tareas importantes que hacer y cuando llega la noche sentirte agotado y con la sensación de necesitar 24 horas más para terminar lo pendiente?.

Afortunadamente esto me ocurre cada día menos. Un día me puse a analizar qué ocurría en esas situaciones y  a buscar estrategias para combatirlas. Hoy las comparto contigo por si te son útiles. ¿Te identificas con alguna de ellas?.

1. No centrarse en lo importante. La Ley de Pareto dice que el 20% de las acciones que realizamos, de nuestro esfuerzo, generan el 80% de los resultados.

Estrategia: Pensar cuál es mi objetivo final, para qué voy a trabajar por conseguirlo y cómo lo haré y entonces, comenzar el día haciendo las cosas que realmente me van a generar resultados. Al final del día tengo la sensación de haber hecho una siembra real en mi proyecto ¡y aún me queda otro 80% de la jornada!

“No trates de hacer más. Simplemente haz más de lo que funciona. (Juan Sebastián Celis Maya)

2. No saber por dónde empezar. A veces hay tanto que hacer que comienzas por algo y al final te das cuenta de que te han quedado cosas importantes sin hacer.

Estrategia: Planificar la agenda de forma efectiva. El viernes diseñar tu semana siguiente. Céntrarse en los objetivos estratégicos, los que son realmente importantes y ponerlos en la agenda con fechas límite y asignándoles el tiempo adecuado (en un solo día o en varios) y dejar huecos para gestionar imprevistos o tareas del día a día.

3. Hacer 20 cosas a la vez. Cada día estamos más acostumbrados a hacer más cosas al mismo tiempo. Nos sentimos orgullosos de esta habilidad, aunque la mitad o más de las cosas que comencemos, se queden sin terminar o se hagan con poca calidad. Nuestro cerebro es capaz de realizar tareas que tenemos aprendidas de forma automática como caminar o respirar pero cuando se trata de algo en lo que prestar atención, sólo es capaz de procesar una tarea con total atención.

Estrategia: Centrarse sólo en una cosa a la vez y terminarla.

4. Los mensajes de email  continuos interrumpen la concentración, porque te pones a responderlo, te vas al link que lo acompaña y te pones a navegar por los mares de internet. Resultado, se te va el hilo. Si además trabajas con varios dispositivos tipo ordenador, tablet y smartphone, se multiplica la gestión del correo.

Estrategia: Crear un plan para marcar o borrar mensajes una sola vez en todos los dispositivos y dedicar tiempos concretos a consultar el correo.

5. Las llamadas telefónicas. Una interrupción puede ser llevable, pero cuando son muchas, pierdes el tiempo de ese 20% que te dará el 80% de resultados.

Estrategia: La opción que mejor resultado me ha dado es  poner el teléfono en silencio o apagarlo cuando estoy realizando el trabajo más importante.  Tengo un app para mi smartphone que programo para que a unos horas concretas no reciba notificaciones ni oiga el timbre del teléfono. El mundo no se cae y puedes llamar cuando termines.

6. Reuniones improductivas. Por nuestro carácter latino solemos hacer reuniones “porque toca” y que además se alargan innecesariamente.

Estrategia: Hacer reuniones con agenda de temas a tratar con un tiempo asociado a cada uno y enviar previamente la convocatoria a todos los asistentes dejando muy claro el objetivo y los asuntos a tratar. Esto evita estos ladrones de tiempo y hace realmente productiva la reunión.

7. Interrupciones del entorno. Se acerca un colega para comentarte algo, alguien de tu equipo…

Estrategia: Establecer un sistema que conozca todo el mundo para que respeten tu momento de concentración. Por ejemplo, cierra la puerta del despacho, o poner un cartel gracioso en tu mesa.

8. Quedar exhausto. Trabajar es importante pero ¿para qué trabajamos?. Si al final de la jornada estás exhausto, probablemente no puedas ni disfrutar de ese algo para lo que trabajamos y si es el propio trabajo, ni siquiera tendremos tiempo de paladear nuestros logros. Disfruta que el final de la vida ya sabemos cuál es.

Estrategia: Es importante programar descansos para no terminar agotado, para descansar y para disfrutar. Date un regalo para disfrutar en ese momento de descanso.

9. Hacerlo todo tú. Si no lo hago yo, no se hace bien. Analiza si no es una necesidad tuya de autoestima. Capacita a otras personas de tu equipo para que realicen sus tareas, dales feedback y tendrás un equipo de colaboradores en lugar de empleados. Sé un líder en lugar de un jefe.

Estrategia: Delegar tareas y servicios

10. Falta de análisis. Yo le llamo “embuclarse”. Haces algo, no te funciona y como no te paras a analizar qué está fallando y qué necesitas cambiar, vuelves a hacer algo que no te funciona. Sin conciencia no hay cambio.

Estrategia: Reflexionar diez minutos al final del día sobre qué has hecho, qué te ha quedado por hacer y cómo podrías mejorar, te permite ir introduciendo por ti mismo los cambios que tú necesitas. Hacerlo con sinceridad, sin imponerte algo  porque a otros le funciona. La clave es qué te funciona a ti, cómo te sería más cómodo aplicar ese cambio de mejora que has detectado.

De forma resumida, 10 claves para ganar la batalla al tiempo:no-perder-tiempo

  1. Conocer bien mi objetivo y comenzar el día con las tareas que me darán los resultados que me lleven a él
  2. Planificar mi agenda de forma efectiva.
  3. Centrarme sólo en una cosa a la vez y terminarla.
  4. Crear un plan coordinado para gestionar emails en todos los dispositivos y dedicar tiempos concretos a consultar el correo
  5. Poner el teléfono en silencio o apagarlo cuando necesito concentración
  6. Realizar las reuniones necesarias y programarlas adecuadamente.
  7. Asignar un tiempo para no ser interrumpido y darlo a conocer.
  8. Programar descansos
  9. Delegar tareas y servicios
  10. Reflexionar al final del día sobre la jornada y establecer un plan de mejora.

Espero que te sea útil. Que tengas un día productivo y feliz.

¿Cómo puede cambiar tu sonrisa el país?

Oímos todos los días noticias sobre cómo va nuestra economía y a veces nos sentimos impotentes y desanimados. Parece que las cosas no mejoran y nos gustaría que hubiese un cambio importante cuanto antes.

¿qué cosa que esté a nuestro alcance podríamos hacer para que pusiésemos nuestro granito de arena en ese cambio?. Decía Ghandi “sé tú el cambio que quieres ver en el mundo”. Te dejo con una historia sobre la importancia de la actitud.

El valor de una sonrisa

Un alto ejecutivo de una empresa de la industria de la informática de los Estados Unidos se hallaba en un viaje de negocios en Tokio. A pesar de su cargo, era un hombre muy humilde y compartía todos sus éxitos con sus empleados. Al finalizar todas sus reuniones, se dirigió a un centro comercial para comprar chocolates y regalos para sus empleados en su país.
Al entrar en el centro comercial, una diminuta dama le regaló una cálida sonrisa y le dio la bienvenida; esto lo tocó mucho y se sintió bien, no pudiendo olvidar la calidez en su sonrisa. Él se fijaba en ella mientras compraba; ella daba la misma sonrisa a todos los clientes que entraban al centro comercial. sonrisa_japonesa
El ejecutivo comenzó a preguntarse si alguna vez se sentiría ella cansada de hacer lo mismo una y otra vez, así que se encaminó hacia ella y le preguntó:
– “Mi querida dama, ¿no está usted cansada de hacer este trabajo y cuánto tiempo ha estado haciéndolo?”
La dama sonrió y dijo:
– “No, señor, yo he estado trabajando aquí por los últimos 10 años y me gusta mi trabajo”.
El ejecutivo quedó asombrado con la respuesta y peguntó de nuevo:
– “¿Cómo es que ha estado haciendo ésto por 10 años y por qué le gusta su trabajo?”
La dama sonrió de nuevo y dijo:
– “Señor, es porque así sirvo a mi país”.
La respuesta le pareció un tanto divertida al ejecutivo y dijo:
– “¿Sirves a tu país sonriendo?”
La diminuta dama dijo:
– “Sí, señor, yo sonrío y todos los clientes que llegan al centro comercial se sienten felices y relajados. Compran más, mi jefe está feliz y me paga más. Y como me paga más, yo puedo atender mejor a mi familia. Y ya que yo puedo atender mejor a mi familia, ellos están felices. Cuando los clientes nos compran, la demanda por los productos aumenta, y al hacerlo, hay más fábricas. Y cuando hay más fábricas, hay más empleos. Y cuando hay más empleos, la gente en el país está feliz. Como la mayoría de nuestros clientes son extranjeros, hay entrada de divisas, y como hay entrada de divisas, nuestro país tiene mucho dinero y se vuelve más rico cada día. La gente como usted, que le agrada nuestro servicio, visita nuestro país más a menudo, le contará a su familia y amigos. Así, mi país consigue más visitantes, más dinero, más empleos y más gente feliz. Así es como sirvo a mi país”.
Sorprendido con su actitud, el ejecutivo le dio las gracias y regresó a su país con el objetivo de realizar todo lo necesario para conseguir replicar esa actitud entre todos sus empleados.

Moraleja

Nuestra actitud influye e impacta directamente en todo lo que hacemos (profesional y personal) y en las personas que nos rodean, por lo que debemos ser conscientes de la importancia de mantener a lo largo de nuestras vidas una actitud positiva y constructiva. “El sentido de las cosas no está en las cosas mismas, sino en nuestra actitud hacia ellas.” Antoine De Saint Exupery

¿Por qué es importante para ti el éxito?

Ayer en redes tocaron un tema que a todos nos interesa: el éxito. Cada uno de nosotros tenemos una idea sobre lo que es éxito. Tu éxito es conseguir lo que deseas para tu vida, lo que te has propuesto, sea ganar una competición, conseguir un trabajo, tener una relación, montar un negocio, conseguir dinero para algún objetivo, dejar de fumar…

¿Por qué es importante el éxito? 

Celebra tus éxitos

Celebra tus éxitos

Una de las razones por las que es tan importante para el ser humano el éxito es porque nos ha hecho evolucionar hacia lo que somos ahora mismo. Cuando tenemos un éxito en nuestra vida, nuestro cuerpo genera dopamina y al sentirnos bien nos retroalimentamos, para volver a tener éxito. Por eso es tan importante ser conscientes de nuestros éxitos y celebrarnos porque nos impulsan a un nuevo éxito.

Actitudes ante el fracaso

Cuando no tenemos éxito podemos tener varios tipos de actitudes:

  •  Una actitud en la que pensamos que hemos sido unos ilusos, que nos faltan capacidades o que  el mundo no está preparado para una idea tan buena como la mía (lo que llaman un enfoque fijo)
  • Una actitud en la que pensamos que ha habido que se puede mejorar, que se puede ir más allá y que el no éxito es una forma más de aprender y de mejorar (enfoque incremental). Las personas con esta actitud evalúan que pueden modificar para mejorar la próxima vez. Valoran el esfuerzo que han realizado y no se quedan en los no logros, sino en el aprendizaje, en qué puedo hacer diferente para la próxima vez.

Elsa Punset nos propone en su programa que salgamos de nuestra zona de confort, arriesgándonos a hacer algo que no estemos habituados a hacer, algo que sea diferente. Según el programa, la adrenalina que generamos arriegándonos, nos hace más fuerte, más creativo y más rápido.

Y ¿Tú que vas a hacer para entrenarte para el éxito ya?

Ancla para cambiar tu estado y sentirte a tope en 5 minutos

Esta mañana me llamó una amiga. Esta noche había tenido una pesadilla. Había soñado con algo que le ocurrió el año pasado con un cliente. Había revivido la situación tan intensamente, parecía tan real, que se sentía asustada, triste, sin fuerzas ni ganas para hablar con nadie. Tenía un par de citas con clientes y quería cancelarlas. Le propuse que antes de darse por vencida, se diese una oportunidad y utilizase un arma superpoderosa, un ANCLA

¿Pero qué es un ancla?

anclaEn PNL, las anclas o anclajes son estímulos en tu presente, que te llevan emocionalmente a un momento específico del pasado, haciéndote revivir exactamente las mismas sensaciones y emociones de entonces.

El anclaje es un fenómeno normal, que pasa todos los días, aunque a menudo de forma inconsciente.  ¿Has oído alguna vez una canción y de repente has cambiado tu estado de ánimo, te ha transportado del pasado al presente y te ha devuelto las emociones que sentías entonces?. La PNL ha convertido esto en un instrumento.

Todos hemos vivido algún momento en nuestra vida en que te sentías a tope de energía, con unas capacidades increíbles, invencible, feliz. Había elementos alrededor: sonidos, imágenes, olores, sabores, sensaciones que quedaron en tu subconsciente y cada vez que te llegan se “disparan” las emociones y sensaciones y revives el estado que tenías. Eso es un anclaje. ¿Te gustaría generar ese estado?.

También existen anclajes negativos, una situación difícil, en que te sentías triste, ridículo, incapaz, fracasado… asociado generalmente a una imagen, un color, un sabor, un sonido, que te produce tensión, miedo, tristeza.

¿Cómo eliminar estas experiencias negativas y convertirlo en recursos positivos?Cambiar estados con PNL

Para cambiar experiencias negativas en positivas:

  1. Piensa en la experiencia más bella de tu vida, recuerda cada detalle: las imágenes, la luz, los colores, los sonidos, los olores, sabores… y revívelos intensamente.
  2. Luego imagina que la tienes en tu mano derecha.
  3. A esta experiencia añade otra: un momento en que te has reído a carcajadas, has estado especialmente satisfecho de ti mismo, en los que has conocido o estado con una persona importante para ti. 
  4. Imagina que tienes estas experiencias positivas en tu mano derecha. ¿qué color les pondrías, qué sonido?
  5. Ahora abre tu mano izquierda y pon en ella, esa experiencia negativa que te está fastidiando. Asígnale un color, un sonido, un olor, lo que necesites.
  6. Ahora pasa todo lo que tienes en tu mano derecha a la mano izquierda de forma que la inunde, que todas esas experiencias positivas se vuelquen sobre las negativas y las disuelvan. Junta ambas manos. La imagen y el sonido de las experiencias positivas serán las que han permanecido, las negativas se habrán disuelto. Siente intensamente esta sensación.

¿Imaginas que pasó con las citas de mi amiga?. Los mejores deportistas son usuarios habituales de las anclas para ponerse en el estado que desean. Ahora ya tienes su secreto para sentirse poderosos y triunfar.

¿Cómo hacer posible lo imposible?

En muchas ocasiones nuestros objetivos, nuestros sueños se ven truncados por una palabra: imposible. Si fuese posible!!!.

¿Cómo podemos hacer que algo que es imposible sea posible?.

Tal vez esta historia nos pueda dar la respuesta.

En los años 50 del siglo pasado, se veía como imposible que un ser humano pudiese correr la milla en menos de 4 minutos. Todos los periodistas y comentaristas deportivos repetían una y otra vez que el ser humano tenía su límite para correr la milla en 4:01.4, el record que en esa época tenía el sueco Gunder Hägg desde hacía 9 años. Eran sólo 2 segundos pero era un muro contra el que todos los atletas se topaban. “Es imposible“.

Un estudiante de la universidad de Oxford flacucho (70 kilos), alto (1,87) y de pómulos marcados, Roger Bannister, decide que como al año siguiente se iba a retirar de la competición, el mejor momento para saltar ese muro, para superar ese límite, era en ese momento.

¿Y por qué no?

Bannister entrenaba solo cinco días a la semana una hora diaria, para no perjudicar sus estudios de medicina que compaginaba con el atletismo. Para rentabilizar al máximo su escaso tiempo, buscaba la calidad del entrenamiento haciendo continuas series antes que la cantidad.

La milla milagro

La milla milagro

El el 6 de mayo de 1954, 3.000 personas fueron a ver la carrera que además se escuchaba a través de la BBC y en la que Bannister anunció que superaría ese “muro”. A pesar del viento que soplaba contra él, fue capaz de recorrer una milla (1.609 metros) en menos de 4 minutos. Se había hecho posible. La noticia llegó incluso a paralizar la actividad del parlamento inglés. La hazaña de Bannister pasó a ser conocida como la “milla milagro”.

Yo también

Estaba claro que era posible correr una milla en menos de 4 minutos y otros también se animaron a comprobarlo. Solo 46 días después, el 21 de junio, el récord de Bannister fue batido en Turku, Finlandia, por el australiano John Landy, que corrió la distancia en 3:58,0. Pocas semanas después de su victoria sobre Landy,  Bannister ganó la medalla de oro de los 1.500 metros en los Campeonatos de Europa disputados en Berna con 3:43,8.

Bannister había conseguido su meta y por fin podía seguir con su siguiente objetivo: la medicina. Tras su carrera deportiva comenzó a trabajar como neurólogo, llegando a ser el Master delPembroke College de Oxford antes de retirarse en 2001

Desde que Bannister rompiera la barrera de los cuatro minutos, otros 13 atletas han poseído el récord de la milla: John Landy, Derek Ibbotson, Herb Elliot, Meter Snell, Michel Jazy, Jim Ryun, Filbert Bayi, John Walter, Sebastián Coe, Steve Ovett, Steve Cram, Nourredine Morcelli e Hicham El Guerrouj.

Atreverse

¿Qué es realmente imposible?. ¿Cómo sabes que es imposible?. ¿Lo has deseado, lo has probado, te lo han dicho?

“La diferencia entre lo posible y lo imposible está en la determinación de la persona” (Tommy Lasorda, mánager del equipo de beisbol Los Ángeles Dodgers)

Pasión

El AMOR y la PASIÓN es lo que ha llevado al ser humano hacia lo que es, lo que da sentido a nuestras vida. El amor por una persona, por un proyecto, por una idea nos lleva a lo más alto. Como decía el académico francés Chamfort “Las pasiones hacen VIVIR al hombre, la sabiduría sólo le hace durar.”

Me apasiona la literatura de Isabel Allende, me he leído muchos de sus libros y me sumergen en un mundo en el que todo es posible, en el que está permitido soñar. Creo que su intervención en TED sobre la pasión conecta con la esencia del ser humano, con la verdadera razón de porqué es necesaria la pasión.

Ver el video en TED